Intervención Psicológica

Técnicas de intervención terapéutica

No es necesario sufrir una enfermedad mental o encontrarse en una situación límite para acudir a terapia. Cuando en tu día a día vives situaciones que te superan, afectan a tu equilibrio emocional, a aspectos importantes de tu vida y sientes que no puedes solucionarlo por ti mismo, es el momento de acudir a un especialista. Gracias a su orientación y a las diferentes técnicas de intervención psicológica conseguirás los recursos y alcanzarás la estabilidad emocional que necesitas para hacer frente a tus dificultades.

 

Definición de intervención psicológica

La intervención psicológica tiene como objetivo fundamental ayudar a que la persona se sienta bien consigo misma, con su vida y con su entorno social. Se persigue dotar a la persona de las herramientas más adecuadas para solucionar sus problemas a través de desarrollar en ellas las habilidades y competencias necesarias para que puedan tomar el control de su propia vida, siendo ellas mismas las protagonistas de su propio cambio.

El primer paso para ello es estudiar la personalidad y el mundo intrapsíquico del paciente para poder evaluar su estado emocional, realizar un diagnóstico y diseñar un plan de intervención. A través de una serie de técnicas se ayuda al paciente para que adquiera un mejor manejo emocional y pueda disminuir el impacto que las experiencias de su día a día y de su pasado tienen sobre su estado emocional y su conducta.

Aprender a gestionar la frustración, la tristeza, la ansiedad y los miedos son parte fundamental en la intervención de cara a que el paciente logre disfrutar de bienestar emocional y mejore su calidad de vida.

Gracias a la ayuda de nuestros especialistas y a la aplicación de diferentes técnicas, la persona empezará a conocerse mejor y comprender sus dificultades haciendo consciencia de su propia historia, sus experiencias pasadas y cómo éstas están influyendo en las barreras actuales para poder manejarse adecuadamente, superarlas y prevenirlas, mejorando con ello sus capacidades personales, su relación con los demás y, en definitiva, su desenvolvimiento diario.

Las técnicas de intervención psicológica también están orientas a mejorar el curso de enfermedades de origen somático, así como a prevenir la aparición de las mismas, mejorando de este modo la salud y el bienestar físico de las personas, así como la calidad de vida de pacientes con enfermedades crónicas.

Las técnicas y herramientas de intervención psicológica se dirigen hacia alguna de las siguientes áreas:

  • Control de estrés, ayudando a afrontar situaciones muy estresantes y ofrecer una respuesta adecuada a las mismas.
  • Desarrollar habilidades y estrategias de regulación emocional que permitan al paciente una gestión satisfactoria de las dificultades y las emociones derivadas de las mismas
  • Desarrollar habilidades sociales de comunicación, relación y conducta que faciliten un mayor ajuste psico-bio-social del paciente
  • Eliminar hábitos de conducta que perjudican la salud y aprender a llevar a cabo comportamientos saludables que le ayuden a mejorar su estado físico y emocional.
  • Transformación de respuestas o patrones de funcionamiento ofreciendo al paciente alternativas más adaptativas y funcionales.
  • Estrategias para la prevención de recaídas.
  • Talleres sobre temas especializados o de divulgación, a las que se invita a personas o colectivos interesados, impartidas por profesionales del centro y colaboradores externos cualificados.

 

Técnicas de intervención psicológica

En A TEMPO Psicología abogamos por una intervención integral y breve, ya que recogemos modelos de diferentes perspectivas psicológicas y buscamos un foco concreto de trabajo, definiendo unos objetivos claros y concisos junto con una propuesta de trabajo individualizada.

Nuestro equipo de profesionales trabaja con diferentes técnicas de intervención psicológica que ayudan a los pacientes a recuperarse y afrontar sus problemas de diferentes maneras. Cada persona necesitará de una técnica u otra dependiendo de su problemática específica y los psicólogos serán los encargados de realizar la que consideren más efectiva para cada caso.

Una de las técnicas con las que trabajamos es E.M.D.R. (Eye Movement Desensitization and Reprocessing) que da nombre a una técnica psicoterapéutica especialmente indicada para el trabajo con las experiencias traumáticas y que se traduce como: desensibilización y Reprocesamiento por el Movimiento Ocular.  Se trata de un procedimiento terapéutico que actúa sobre el propio sistema de emociones del paciente que, por diferentes factores o situaciones de elevado impacto emocional a las que se ha visto sometido, se bloquea produciendo síntomas como pensamientos recurrentes, pesadillas, flashbacks, trastornos del sueño, irritabilidad, falta de atención y concentración, ansiedad, evitación, etc.

Esta técnica se ha demostrado tremendamente eficaz en el abordaje de experiencias traumáticas, trabajando con la información sensorial, emocional y cognitiva del suceso y facilitando su integración. De esta manera, se confiere al paciente la oportunidad de superar los bloqueos emocionales y elaborar una respuesta adaptativa en relación a retos del día a día produciendo al mismo tiempo aprendizaje de nuevas formas de pensamiento, de sensaciones y funcionamiento.

Otra técnica utilizada como intervención psicológica es el Mindfulness, relacionada con la atención plena, la conciencia plena y la presencia plena. Son ejercicios mentales que ayudan a entrenar la mente con el objetivo de reforzar la capacidad de prestar atención de manera consciente y vivir las experiencias del presente con calma, interés, curiosidad y aceptación.

Las técnicas de relajación son otro método de intervención que ayudan al paciente a llegar a un estado de reposo físico y mental. Hay veces que el paciente tiene un nivel de excitación muy alto y no consigue relajarse, obstaculizando entre otros su capacidad para la toma de decisiones, su desempeño en una tarea concreta, el sueño…por eso es importante aprender a rebajar los niveles de activación fisiológica como paso previo para abordar y afrontar un problema concreto.

El coaching es otra metodología que utilizan nuestros profesionales y trabajan con el paciente sobre un objetivo durante un periodo de tiempo concreto. Muchas veces los problemas que se abordan con esta técnica tienen que ver con la falta de motivación y organización.

La intervención psicológica desde el modelo de terapia sistémica está orientado a observar los fenómenos entorno a los que se desarrolla el paciente de manera circular y multicausal, ofreciendo una visión circular, interactiva, en el interior del sistema o grupo que tiene sus reglas de transformación y se autocontrola a través de fenómenos de retroalimentación para mantener un estado de equilibrio. Entender las dinámicas de cada sistema familiar, su influencia sobre el paciente y ofrecer alternativas de comunicación y relación son objetivos fundamentales dentro de este tipo intervención. 

Por último, la intervención cognitivo-conductual tiene como objetivo flexibilizar y modificar la estructura de creencias y pensamientos desadaptativos, irracionales o automáticos que provocan emociones que a su vez generan conductas disfuncionales que perjudican la salud tanto física como emocional del paciente. Nos ayuda a entender cómo actuamos y cómo pensamos y así poder hacer los cambios necesarios que nos hagan sentirnos mejor con nosotros mismos, con lo que nos rodea y disfrutar de las experiencias del día a día.

Si quieres más información acerca de cada una de las técnicas de intervención psicológica que realizamos y te gustaría saber cuál es la que más se ajusta a lo que necesita, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte y que empieces a mejorar tu vida.

¿Necesitas ayuda? Te escuchamos