Qué es la depresión

La depresión es una alteración del estado de ánimo que se traduce fundamentalmente en la pérdida de interés y disfruteacompañada de la disminución de la vitalidad.

Síntomas comunes

  • Profunda tristeza que varía en intensidad a lo largo del día
  • Pérdida de confianza en sí mismo junto con un sentimiento de inferioridad respecto al mundo que le rodea
  • Sensación de no tener capacidad de afrontar el presente y el futuro
  • Trastornos de sueño (insomnio o somnolencia diurna excesiva)
  • Ideas de culpabilidad recurrentes
  • Pérdidas de apetito
  • Alteraciones en la atención, concentración y memoria

Causas

  • Biológicas: los últimos estudios revelan que existe una tendencia familiar en relación a la depresión debida a una predisposición biológica
  • Bioquímicos: las alteraciones en los neurotransmisores de la serotonina y la dopamina están relacionadas con el trastorno depresivo. Además determinadas alteraciones en los ciclos circadianos de sueño-vigilia también facilitan el desarrollo de estos trastornos.
  • Ambientales: situaciones vitales “problemáticas” pueden favorecer la aparición de una depresión
  • Psicológicos: determinados esquemas mentales, dificultades en el afrontamiento del estrés o de las pérdidas o la dependencia emocional pueden ser rasgos personales posibles de las personas que tienen depresión.

Tipos

La depresión se puede diferenciar según su gravedad, pero por simplificar y teniendo en cuenta las tipologías más comunes, podemos encontrarnos con:

Depresión mayor

En la que podemos encontrar los siguientes síntomas:

  • Agitación, inquietud, irritabilidad e ira
  • Aislamiento y retraimiento, necesidad de aislarse de su entorno
  • Fatiga, apatía y falta de energía
  • Sensación de “no poder con nada”, pérdida de interés por la vida, tristeza y culpa
  • Pérdida de placer en lo cotidiano y en situaciones que con anterioridad si fueron agradables
  • Alteraciones en el apetito, con aumento o pérdida de peso en un periodo de tiempo corto
  • En ocasiones pueden aparecer ideas suicidas o pensamientos recurrentes en relación a la muerte
  • Dificultad para memorizar, atender, concentrarse
  • Alteraciones del sueño (por defecto o por exceso)

Distimia

En la distimia o depresión menor, se vive un estado permanente de melancolía, que tiene una duración larga en el tiempo y cuyos síntomas se perciben con menor gravedad que en otros tipos de depresión.

Tratamiento

El tratamiento tendrá en cuenta en primer lugar el tipo de depresión de cada individuo y la situación particular de éste.  El objetivo prioritario es afrontar la depresión para poder superarla y vivirla como algo que se dejó en el camino al terminar la terapia.

  • A través de la psicoeducación el paciente entenderá el porqué y el cómo de este trastorno del ánimo.
  • Se han de regular las necesidades básicas del paciente tanto en relación al sueño como a la alimentación, como primera medida de intervención terapéutica.
  • Trabajaremos para conseguir nuestro objetivo, con terapias de comprobada eficacia como Mindfulness, EMDR, cambio de patrones cognitivos y conductuales y la relajación.
  • Dentro de la terapia el paciente aprenderá a evitar recaídas con el fin de prevenir alteraciones del estado de ánimo en el futuro.