Qué es el trastorno del control de los impulsos

Lo que caracteriza a los trastornos del control de los impulsos es la dificultad para resistirse a llevar a cabo un acto dañino para la persona o para otros.

Tipos

Los más importantes son:

  • Trastorno explosivo intermitente. El impulso tiene relación con la violencia, que puede llevar a la agresión de otros o del entorno físico.
  • Cleptomanía. Es la dificultad recurrente para resistir el impulso de robar objetos que no son necesarios.
  • Piromanía. La persona provoca  incendios por gratificación o liberación de la tensión.
  • Juego patológico. Comportamiento de juego desadaptado, recurrente y persistente.
  • Tricotilomanía. Comportamiento recurrente de arrancarse el propio cabello por gratificación o liberación de la tensión que provoca una perceptible pérdida de pelo.
  • Compra por impulso. Necesidad de comprar artículos no necesarios
  • Acumulación compulsiva es la recolección excesiva de animales u objetos, junto con la incapacidad de desprenderse de ellos.

Síntomas

  • Se percibe una sensación de tensión o activación interior antes de dar rienda suelta a ese impulso
  • Se siente placer cuando se lleva a cabo
  • En algunos casos, aparecen sentimientos de culpa, autorreproches o arrepentimiento.

Tratamiento

Desde un enfoque integral las áreas a trabajar en terapia serán:

  • Conocimiento de uno mismo y del problema: causas y consecuencias
  • Aspectos personales como la independencia, el autoconcepto, la asertividad, las relaciones personales y el desarrollo emocional
  • Resolución de problemas
  • Manejo del estrés y la impulsividad
  • Autorregulación emocional