Qué es la Psicoterapia infantil y juvenil

La Psicoterapia Infantil y Juvenil es la intervención psicológica que tiene como objeto de tratamiento los problemas emocionales que se presentan en las primeras décadas de la vida. El proceso terapéutico y la relación con el pequeño es lo que va a diferenciar en gran medida este modelo de psicoterapia en relación a la que realizamos con adultos.

En A TEMPO apostamos por una intervención psicológica en el proceso de formación de la estructura psíquica abriendo un espacio para la expresión del mundo interno y el desarrollo cognitivo sobre un vínculo de confianza. A la par las figuras referentes del menor son atendidas, orientadas y apoyadas en este proceso de crecimiento que hacen juntos. Las técnicas de intervención se adaptan a los niños y adolescentes. Juegan, dibujan, hablan, inventan cuentos y resuelven los conflictos a nivel simbólico, como sucede en los sueños y en los juegos, o a veces nos sorprenden abordando de frente la realidad que les perturba.

Psicoterapia para traumas infantiles

La Psicoterapia Infantil hace frente a las dificultades que se presentan a lo largo del proceso de maduración del niño. En esta etapa vital, que se enmarca de los cero a los doce años, aparecen distintos momentos marcados por la incorporación de nuevas destrezas y capacidades. Estos cambios en la evolución vienen dados por el desarrollo psíquico, emocional, físico y social. Todos estos cambios suponen una evolución que se va consiguiendo poco a poco.

Por lo tanto, es una etapa con muchos avances y a veces también retrocesos que entran dentro de la normalidad. Algunos son evidentes, como el control de esfínteres que le podemos pedir a un pequeño de 3 años, pero difícilmente a uno de meses. Sin embargo, hay otros cambios que son más sutiles y que tienen que ver con el desarrollo emocional y cognitivo.

Algunos de estos cambios pueden presentarse en forma de dificultad en la que en ocasiones se necesita la ayuda de un experto terapeuta.

Psicoterapia para trastornos mas comunes en adolescentes

La adolescencia es una etapa vital en la que se desarrolla la personalidad que abarca el periodo que va de los 12 a los 16 años. Posteriormente y hasta los 21 hablamos de la primera juventud. En esta etapa se suceden cambios biológicos, psíquicos, físicos y sociales que actúan unos sobres otros al mismo tiempo siendo causas y consecuencias. Es probablemente una de las crisis más importantes de nuestro desarrollo y tiene unas características propias.

La personalidad del adolescente está en constante cambio, buscando fundamentalmente saber quién es. Y en esa búsqueda aparecen con normalidad conflictos en casa, cercanía a los iguales y constantes desafíos a la vida.

La labor de los padres es acompañar, facilitar y estimular el desarrollo de los procesos cognitivos de forma que llegue a través de sus recursos a la madurez afectiva.

La psicoterapia juvenil con la que se trabaja en el Centro A TEMPO considera todos estos conflictos particulares de esta fase de crecimiento y plantea una posición particular en el rol de terapeuta que crea un vínculo con el menor. Esta premisa facilita el abordaje de las dificultades que pueden complicar esta etapa vital. Por otro lado, la familia como estructura de sostén presenta un momento de delicado equilibrio y necesidad de apoyo.

Desde nuestro Centro ofrecemos orientación e información acerca de lo que sucede. Trabajamos para afrontar esta etapa en la que la familia puede sentirse desbordada, identificada y en cualquier caso movilizada ante crisis de adolescencia con múltiples e intensos síntomas y desajustes.

Criterios para una posible intervención psicológica

Ciertos indicadores pueden alertarte sobre alguna dificultad que esté presentando tu hijo. No siempre están presentes todos ni en el mismo momento, tampoco tendrán la misma gravedad o intensidad, pero es importante saber que afectarán de algún modo al menor a nivel personal, familiar, social, escolar:

  • Problemas relacionados con el sueño que dificultan un descanso suficiente.
  • Problemas relacionados con la alimentación y quejas de malestar físico.
  • Problemas relacionados con el concepto de sí mismo.
  • Problemas relacionados con su estado de ánimo: tristeza, lloros, agresividad, rabietas, cansancio, desmotivación.
  • Problemas relacionados con la ansiedad: está inquieto, tiene tics, tartamudea, se muerde las uñas, no para.
  • Problemas relacionados con el pensamiento: está preocupado constantemente, tiene obsesiones, manías, fobias, miedos irracionales.
  • Problemas con el vínculo parental. Dependencia versus rechazo.
  • Problemas de enuresis y encopresis. Se hace pis en cama, y ya había superado esta etapa después de los cinco o seis años. No controla la expulsión de heces.
  • Problemas en el colegio en su relación con los iguales o adultos: miedo, rechazo, desconfianza, agresividad.
  • Problemas de comportamiento: apatía, agresividad, nerviosismo, conducta inadecuada.

Los niños y adolescentes pueden presentar alguno de estos indicadores a lo largo de su vida. El problema aparece cuando se instauran y permanecen en el tiempo.

Intervención psicológica con niños y adolescentes

A partir de una exhaustiva evaluación, se plantean objetivos concretos y particulares a lograr con una intervención psicológica adecuada. El objetivo final es facilitar el desarrollo psicológico adecuado del niño o el adolescente.

Tenemos en cuenta además el contexto familiar y escolar, coordinando nuestra intervención con agentes externos como el colegio. Igualmente, creemos importante implicar en el proceso terapéutico a la familia ya que frecuentemente la dinámica familiar es reflejada en la mente y comportamiento del niño o adolescente.

En A TEMPO contamos con una amplia formación específica y experiencia. Concretamos nuestras intervenciones para cada niño, cada adolescente y cada familia.

¿Necesitas ayuda? Te escuchamos