Qué es la mediación familiar

Como expone la legislación en materia de mediación familiar “Durante las últimas décadas la institución de la familia ha experimentado importantes transformaciones. El resultado es un modelo de familia diverso, menos jerárquica y más igualitaria, tanto entre las personas unidas por un vínculo matrimonial o unión de hecho como entre las distintas generaciones.

Este nuevo clima familiar no ha supuesto la desaparición de los conflictos e incluso permite la manifestación de otros que, en situaciones de mayor desequilibrio de fuerzas podrían quedar latentes.

Por ello, se hace preciso extender el uso de modos de solución pacífica de los conflictos en el ámbito familiar. Entre ellos, la mediación ha adquirido un especial protagonismo, pues permite un acuerdo beneficioso para las distintas partes, mediante la intervención de un profesional de la psicología, sin poder de decisión que ayuda a que alcancen por sí mismas un acuerdo, bajo las características de voluntariedad, neutralidad, imparcialidad y confidencialidad.

Acompañar estos procesos de transformación con medidas de apoyo a la familia ajustadas a sus necesidades y demandas sociales, además de un imperativo legal, es un objetivo suficientemente justificado por su función social” (Ley 1/2007, de 21 de febrero, de Mediación Familiar de la Comunidad de Madrid).

La mediación familiar es un método de gestión y resolución de conflictos, cuyo fin es conseguir una salida pacífica a los conflictos generados en la convivencia familiar. Las partes implicadas recibirán la ayuda de los profesionales en A TEMPO para tratar de adoptar por sí mismas acuerdos que sean satisfactorios para todos los miembros de la familia. Siempre desde un ámbito voluntario, privado y confidencial, basándose en el diálogo y el respeto mutuo. Como mediadores familiares en A TEMPO se encontrará a profesionales cualificados y especializados en gestión de conflictos familiares. Nuestro objetivo es conducir un proceso de negociación entre los participantes en la mediación que les permita llegar a acuerdos, siempre desde la imparcialidad y la máxima confidencialidad.

Por qué acudir a mediación familiar

Es común no saber cuándo y porqué acudir a un mediador familiar. Fundamentalmente encontramos cinco razones:

  • Porque piensa que, a pesar de los conflictos que hay en su familia, aún es posible dialogar y lograr acuerdos.
  • Porque cree que nadie mejor que ustedes saben lo que les conviene.
  • Porque la Mediación supondrá menos costes emocionales y económicos para su familia en los casos de crisis o ruptura.
  • Porque el bienestar de sus hijos/as está por encima de sus problemas de pareja.
  • Porque la ruptura de la pareja no conlleva la pérdida de responsabilidad como padres/madres.

Diferencias entre terapia familiar y mediación familiar

Partiremos de los objetivos comunes que comparten tanto la terapia familiar como la mediación familiar:

  • Trabajamos con parte o la totalidad de los integrantes del grupo familiar
  • Perseguimos el mismo objetivo: favorecer el bienestar de sus miembros
  • Las intervenciones se llevan a cabo en un marco de confidencialidad
  • Empleamos técnicas y herramientas concretas para alcanzar sus objetivos

Por su parte la terapia familiar persigue:

  • La mejora de la salud, favorecer el bienestar psicológico y contribuir a la mejora de las relaciones
  • Recabamos información de datos antecedentes y actuales del sujeto y/o la relación (historia clínica o familiar)

 

Por otro lado, la mediación familiar aborda:

  • El procedimiento voluntario de gestión de conflictos, en el que las partes solicitan la intervención de un mediador/a, que ha de ser profesional, imparcial, objetivo y neutral
  • La mediación busca mejorar la comunicación y por tanto tiene un “efecto terapéutico” al favorecer la expresión y gestión emocional, aunque no sea su objetivo prioritario
  • La mediación es un proceso estructurado que busca consensuar un acuerdo legal y emocionalen forma de documento escrito
  • En mediación sólo se recaba la información referida al conflicto

El psicólogo mediador

En A TEMPO contamos con psicólogos especialistas que pueden valorar si es necesaria la mediación o si por el contrario ha de haber una derivación a terapia. Siempre teniendo en cuenta el interés de las partes o los objetivos que éstos intenten alcanzar en el proceso.

El psicólogo mediador:

  • facilita una relación de ayuda que fomenta la expresión de emociones y sentimientos
  • ayuda a clarificar las necesidades de las partes en conflicto
  • ayuda a marcar distancia con el problema
  • enfoca el trabajo hacia la solución del conflicto
  • fomenta los componentes sanos de la relación

Los psicólogos mediadores trabajan desde un plano objetivo, neutral e imparcial, conduciendo el proceso de mediación, facilitando la comunicación entre las partes y favoreciendo vías de comunicación. Se persigue afrontar los conflictos de y en familia, y los diferentes miembros de ésta buscan soluciones a su conflicto, a través del diálogo y la comunicación, al tiempo que asumen la responsabilidad de resolver sus diferencias consensuando un acuerdo que se comprometen a cumplir.