Pareja e infidelidad

La infidelidad es siempre un problema para dos y se puede definir como la ruptura o traición de un pacto explícito o implícito, tanto afectivo como sexual, de exclusividad.

Cuando uno en la pareja se entera de, o se le confiesa la infidelidad, no existen fórmulas para enfrentar con calma la crisis que resultará, ni razones válidas que sirvan como excusa. Los efectos pueden ser devastadores, resultando en un choque emocional muy fuerte y doloroso. La traición percibida por el miembro de la pareja que no ha sido infiel menoscaba la confianza y la seguridad que antes se sentía entre ambos, ataca a la autoestima y hace que se sienta inferior, aunque, a veces se siga sintiendo un gran apego emocional hacia el inculpado.

Una aventura sexual pasajera puede acabar con la relación de pareja y separar a la familia, provocando un desequilibrio emocional difícil de superar.

La pareja engañada atraviesa por diferentes fases que van desde la indiferencia hasta la furia y su reacción suele estar cargada de hostilidad. Asimismo, se vuelve desconfiada y persigue cualquier pista que le asegure que la infidelidad terminó o a menudo, se compara con el amante en todo; pero la consecuencia más frecuente y definitiva es la separación, o en otros casos el alejamiento entre la pareja, pues hay quienes perdonan, pero no olvidan, y, por tanto, la relación es difícil de sobrellevar.

Causas y señales de infidelidad

Se considera que una relación amorosa tendrá más probabilidades de funcionar adecuadamente durante un largo periodo de tiempo cuando se acompañe de apoyo, confianza, protección, seguridad y fundamentalmente de la aceptación y respeto de lo que es inherente a la otra persona, es decir, lo que el otro trae y aporta a la relación, independientemente de si es más o menos de nuestro agrado.

¿Por qué ocurren las aventuras extramatrimoniales? Por muchas razones que a veces escapan a la parte consciente de la psique. Una razón puede ser darse permiso para traspasar límites unida a las creencias erróneas respecto a lo que es amar, déficits narcisísticos, etc. Se puede decir, por tanto, que cuando la relación primaria no cubre ciertas necesidades que pueden ser inconscientes, el ser humano se encuentra motivado a buscar los satisfactores que requiere para cubrir sus carencias incluso fuera de la relación formal establecida. Por tanto, el lograr la conservación de una relación de pareja no es una tarea fácil, pues siempre hay riesgos que la amenazan, acercándose siempre a la posibilidad de que se rompa el vínculo.

El compromiso en pareja parte del compromiso con uno mismo primero y hacia la pareja después. Cuando se da la infidelidad, la persona infiel rompe el compromiso personal, y esta situación es difícil de asumir por la pareja. Redefinir el concepto de compromiso es fundamental tras el sentimiento de traición y para ello es importante buscar la ayuda de un profesional de la psicología puesto que implica una reestructuración de los valores personales y de pareja.

La infidelidad se da en diferentes contextos y con motivaciones muy distintas, las que varían según los personajes involucrados. Nuestros psicólogos especialistas os ayudarán a comprender cómo surge la infidelidad y las significaciones que cada miembro del sistema  tiene sobre ésta, siendo éste uno de los objetivos, entre otros, que orientará el trabajo psicoterapéutico a realizar en la terapia de pareja.

Intervención psicológica: reconstrucción de la relación

La infidelidad implica significados difíciles de integrar a la historia de la pareja por la cantidad de emocionalidad que despierta en ambos miembros, siendo la terapia de pareja la mejor alternativa para superar una crisis de infidelidad. Los primeros pasos en la terapia son permitir la expresión de las constelaciones de sentimientos y contenerlos en ambos miembros.

Cada evento emocional puesto en la terapia servirá para reconstruir una nueva definición relacional que se ajuste ahora en distancia, necesidades y posibilidades a la realidad de ambos miembros, incorporando así la infidelidad como un sistema de nuevos significados.

Desde A TEMPO abogamos por una intervención psicoterapéutica en la que se creará un contexto de confianza donde la pareja podrá re-conocerse en esta nueva etapa y que requiere que ambos integren la infidelidad como parte de su historia, tanto si la decisión última pasa por darse una nueva oportunidad como pareja e iniciar, entonces, un trabajo terapéutico orientado hacia la recuperación del vínculo, como si la opción finalmente elegida fuera la separación.

Se trabajará a su vez con la pareja el duelo por el proyecto de vida conjunto inicial, a la invulnerabilidad a terceros, al espacio cerrado relacional de las primeras etapas. Todo un orden se pierde para ganar otro de mayor ajuste con las realidades de cada cual y de la pareja como mundo co-creado.