Terapia de pareja: supera los problemas de comunicación

Frecuentemente, las dificultades en la comunicación desencadenan conflictos en la pareja ante situaciones que podrían ser generadoras de espacios de intimidad y satisfacción y que sin embargo, se convierten en una herida emocional que se han infligido mutuamente por falta de una estrategia adecuada de comunicación interpersonal.

Los problemas en la comunicación son uno de los obstáculos más frecuentes con los que se encuentran las parejas en su relación. Cuando esto ocurre muchas de ellas creen que su pareja ya no les entiende y que su vida en común ha perdido gran parte de la calidad inicial, sintiéndose frecuentemente heridos, engañados, hundidos, desatendidos…

Muchas parejas con problemas desconocen sus reacciones y el origen de su sufrimiento. Saben que la pareja no les está dando el apoyo emocional que precisan, pero no saben expresar de manera comprensible que apoyo emocional precisan. Cuando las personas sabemos reconocer lo que nos está pasando y podemos pedir lo que necesitamos e incluso saber cómo pedir para que el otro lo comprenda, el grado de satisfacción por el resultado obtenido es muy elevado.

Encontrar la manera de involucrar a la pareja en hacerse más receptiva a las necesidades del otro es uno de los ámbitos de intervención de la terapia de pareja, al igual que en aprender estrategias más eficaces de comunicación y resolución de conflictos.

Los psicólogos especialistas en terapia de pareja de A TEMPO mediante un estudio del caso y a través de una intervención estructurada y a la vez flexible reconducen el diálogo de la pareja, dando poco a poco sentido al caos aparente, para a continuación facilitar y promover el entendimiento mutuo y la receptividad de la pareja en conflicto.

Ámbitos de intervención psicológica

La capacidad para un diálogo asertivo y satisfactorio en la pareja está estrechamente relacionada con la capacidad de cada uno de los miembros de la misma para entenderse y comunicarse con uno mismo. Es decir, si yo no sé lo que me pasa, lo que me agrada, lo que me desagrada difícilmente voy a poder transmitírselo a mi pareja. Por ello, es fundamental analizar, entre otros, la manera de afrontar las emociones de cada uno de los miembros de la pareja , siendo mayoritariamente en la familia donde se produce este aprendizaje. Por tanto, cuando dos personas forman una pareja tienen que aprender y comprender la diferencia de estilos de gestión emocional y por tanto de comunicación y relación interpersonal.

El conocimiento del mundo emocional es fundamental para dar el apoyo que la pareja necesita. Por este motivo el primer trabajo que se hace con la pareja para mejorar sus estilos de comunicación es desarrollar su Inteligencia Emocional, es decir, el autoconocimiento del funcionamiento de la respuesta emocional y la capacidad de regular las propias emociones, es decir, saber qué se experimenta y como se canalizan las emociones. Cuando logramos entender qué es lo que estamos sintiendo y sabemos cómo canalizarlo, puede ser que no nos guste pero al menos sabremos qué podemos hacer con ello.

Si analizamos con la pareja algunas de las emociones básicas como el miedo, la tristeza, la rabia, la alegría y el amor, estudiamos su tratamiento y su resolución podremos ayudarlos a entender sus reacciones y los de su pareja.

De esta manera, si el primer obstáculo que se tiene que superar es el del autoconocimiento, el segundo es la capacidad de poder expresarle a la pareja lo que necesita de ella para poder sentirse apoyado y reconfortado.

Los psicólogos especialistas de A TEMPO escuchan la demanda de la pareja que viene a consulta y evalúan los estilos de afrontamiento de los problemas de cada miembro. Dependiendo de sus habilidades personales y los recursos de los que dispongan para afrontar situaciones de conflicto se diseñará una intervención individualizada y ajustada a cada caso concreto.

Habilidades de inteligencia emocional para mejorar la comunicación en pareja

Una de las intervenciones que realizará el psicólogo especialista es ayudar a cada miembro de la pareja a expresar las emociones que ha experimentado ante de situaciones concretas, ayudando a la pareja a concretar dónde está el problema. La mayoría de las personas no comprende que ante una situación concreta los dos no van a reaccionar, sentir, necesitar o expresar lo mismo.

Por tanto, uno de los ejes sobre los que se basará la intervención psicológica será el desarrollo de habilidades de Inteligencia Emocional que permitan mejorar los estilos de comunicación y relación de la pareja en conflicto, como por ejemplo:

  • Tener conocimiento de uno mismo y del otro
  • Saber escuchar a la pareja, escucharse a sí mismo y hacerse escuchar por la pareja
  • Aprender a expresar los propios sentimientos
  • Aprender a expresarse de manera asertiva
  • Aprender a regular la respuesta emocional
  • Saber hacer un “yo”, un “tú” y un “nosotros”
  • Valorar y aprender de las diferencias personales
  • Aprender a pedir ayuda ante un problema
  • Resolver conflictos para conseguir acuerdos
  • Sentido del humor

Todas estas habilidades pueden aprenderse, esto significa que nadie es un producto acabado, que nuestra manera de vivir no está determinada por lo que se aprendió en nuestra infancia, sino que podemos actuar, modificar y resolver situaciones cotidianas a partir de decisiones responsables y de un compromiso con nosotros mismos y con nuestra pareja.

La experiencia y práctica de los psicólogos especialistas de A TEMPO ha demostrado que potenciando en los miembros de la pareja estas habilidades se conseguirá que se mejoren el resto de sus capacidades, ya que todas ellas están interconectadas y la mejora en una de ellas repercute en el desarrollo de las otras, traduciéndose finalmente en una mejora en la comunicación de la pareja y la calidad de su relación.