Psicología Jurídica

Especialistas en psicología jurídica

La Psicología Jurídica se encarga de aplicar los conocimientos y técnicas básicas referentes al estudio del comportamiento humano en sus diferentes aspectos dentro del ámbito legal en distintos contextos como los tribunales o la asistencia a víctimas. Este ámbito forma parte de dos disciplinas que son la psicología y el derecho, es decir, las leyes y su cumplimiento junto con el estudio de la conducta humana.

Entre la Psicología Clínica y la Psicología Jurídica existen diferencias que hacen que ésta última la requieran exclusivamente jueces y letrados que se encuentren en un procedimiento judicial y necesiten un psicólogo especializado en derecho encargado de elaborar un informe pericial para el caso concreto en el que estén inmersos.

La Psicología Jurídica tiene como objetivo el asesoramiento técnico especializado para valorar si un suceso con repercusiones legales puede verse influido por la presencia de un trastorno psicológico o una situación emocional concreta. Por tanto, La actuación del Psicólogo-Perito consiste en la exploración, evaluación y diagnóstico de las relaciones y pautas de interacción, aspectos de la personalidad, inteligencia, aptitudes, actitudes y otros aspectos de las personas implicadas en los procesos judiciales de quién se solicite el informe psicológico.

En procesos de familia específicos, como por ejemplo adopciones o divorcios, también puede necesitarse la ayuda de un psicólogo especialista en este ámbito si se requiere una evaluación exhaustiva de la situación familiar.

En A TEMPO ofrecemos varios servicios relacionados con la Psicología Jurídica relacionada con los siguientes ámbitos de actuación: derecho civil, derecho penal, derecho laboral, derecho canónico y la idoneidad en procesos de adopción.

Historia de la Psicología Jurídica

Dentro de la Psicología Jurídica en nuestro país se pueden mencionar momentos históricos.

En 1885 se crea la Ley de Sanidad Española donde aparecen las primeras figuras denominadas facultativos forenses, dentro de los cuales se encuentran los primeros psicólogos jurídicos.

Otro de los momentos se da con la publicación del Manual de Psicología Jurídica. En la década de los 70 comienza a trabajarse desde la Psicología Penitenciaria dentro de las cárceles. En los siguientes años del siglo XX la Psicología Jurídica va ganando peso y la especialidad ha ido desarrollándose y consiguiendo más profesionales dedicados a ella.

El psicólogo jurídico tiene varias funciones como evaluar y diagnosticar a los actores jurídicos; asesorar a los órganos judiciales; diseñar programas de prevención y rehabilitación; formar y educar a profesionales del sistema legal; realizar campañas de prevención social; mediar y negociar en los conflictos jurídicos; investigar y mejorar la situación de la víctima.

Especialidades de la Psicología Jurídica

Como ya se ha comentado, la Psicología Jurídica está especializada en dos ámbitos: psicología y derecho. Su principal objetivo es aportar al proceso judicial los conocimientos necesarios para que se pueda realizar una mejor valoración del comportamiento de la persona y con ello ayudar en la toma de decisiones de un procedimiento judicial determinado.

En A TEMPO Psicología aportamos más de 15 años de experiencia en diferentes ramas de la psicología entre las que se encuentra la Psicología Jurídica y Forense. Gracias a una atención individual, la persona que acuda a nuestro gabinete recibirá la atención que necesite, se estudiará cada caso y le acompañaremos en todo el proceso jurídico o que conlleve relación con el ámbito del derecho. Si quieres más información sobre cómo trabajamos o quieres contarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotras, te escucharemos y ayudaremos.

¿Necesitas ayuda? Te escuchamos