Informes de idoneidad

Valoración de idoneidad en adopciones

El certificado de idoneidad es el primer requisito imprescindible para comenzar un proceso de adopción, tanto nacional como internacional. Se trata de un documento en el que la autoridad competente considera que eres apto para la adopción de un niño o un grupo de niños (hermanos) de unas características determinadas.

La nueva regulación configura la adopción como un instrumento de integración familiar, estableciendo una relación similar a la filiación y suponiendo la ruptura con la familia de origen, primando el interés del menor sobre cualquier otro interés legítimo.

El principal objetivo en la valoración de la idoneidad para la adopción, consiste en proporcionar a un niño una familia que sea capaz de ofrecerle una educación y el clima de afectividad y seguridad necesario para un desarrollo adecuado a nivel personal, familiar y social. Para poder cumplir dicho objetivo resulta imprescindible determinar las características, capacidades y recursos, que deberán tener los solicitantes para dar respuesta a las necesidades de los menores que están en situación de ser adoptados.

Los menores adoptados ya han sido privados de sus familias por el incumplimiento que ésta ha hecho de sus obligaciones en cuanto a su atención y cuidado. De modo que con la idoneidad de una familia o solicitante individual se trata de garantizar que dichas obligaciones se van a cumplir, motivo por el cual se busca que sean adecuados y aptos para adoptar el menor para el que se ofrecen.

Procedimiento para la valoración de idoneidad

Para poder obtener el certificado de idoneidad los padres deben pasar por un proceso de formación y valoración. De esta forma, los futuros padres adoptivos deben entender el compromiso que van a asumir y demostrar que están preparados para afrontar los retos que supone el proceso de adopción.

La autoridad competente en materia de adopción emite o deniega este certificado en función de un informe psicosocial de los adoptantes que han realizado profesionales expertos en estas materias. De este modo, sólo podrán realizar esta función personas u organismos que cumplan las condiciones de integridad, competencia profesional, experiencia y responsabilidad exigidas por la autoridad competente. Y que estén capacitadas por su calificación ética y por su formación o experiencia para trabajar en el ámbito de la adopción internacional.

En A TEMPO contamos con psicólogos cualificados y capacitados para la realización de este tipo de informes, pertenecientes al TIPA-I (Turno de Intervención Profesional para la Adopción Internacional), requisito imprescindible y necesario para la emisión del certificado de idoneidad requerido para la tramitación de la Adopción Internacional.

El informe de idoneidad lo elaboran un psicólogo y un trabajador social que tendrán varias sesiones con los padres solicitantes para estudiar a fondo su caso en concreto y las características de su ofrecimiento.

Por tanto, la selección de personas o familias adoptantes sólo se podrá efectuar por la entidad pública, que en su propuesta de adopción (junto con los documentos que justifiquen cada cuestión, y cuantos documentos se consideren oportunos) debe hacer mención, entre otras cosas, de las condiciones personales, familiares, sociales y medios de vida de los adoptantes, así como de las relaciones con el adoptando, expresando con detalle las razones que justifiquen la exclusión de otros interesados.

Este proceso de estudio contemplaría la composición y estructura de la familia, la salud, la cultura, el trabajo e ingresos económicos, las relaciones sociales, los motivos y condiciones del acogimiento o adopción; y debería incluir dos entrevistas con diferentes profesionales y una visita domiciliaria.

Una vez realizada la evaluación y emitido el informe de idoneidad ambos profesionales conciertan con los padres una cita para la entrevista de devolución. Ésta se refiere al espacio en el que los profesionales que han realizado el estudio psicológico y social ofrecen conjuntamente a los solicitantes de adopción información sobre el sentido de la valoración, y en torno a los aspectos más relevantes que han influido en la misma. Constituye la última reunión que se tiene con la familia o solicitante individual, en la cual tienen que estar presentes ambos profesionales, y donde se deben dar a conocer las conclusiones de la valoración y se entregarán los correspondientes informes.

Áreas de valoración de los solicitantes

Para valorar las circunstancias que concurran en los ofrecimientos de acogida o adopción de un menor se deberán tomar en consideración, al menos, los siguientes criterios:

  • Tener medios de vida estables y suficientes.
  • Disfrutar de un estado de salud, física y psíquica, que no dificulte el normal cuidado del menor.
  • En caso de parejas, convivencia mínima de tres años.
  • En caso de existir imposibilidad de procrear en el núcleo de convivencia, que la vivencia de dicha circunstancia no interfiera en la posible acogida o adopción.
  • Existencia de una vida familiar estable y activa.
  • Que exista un entorno relacional amplio y favorable a la integración del menor.
  • Capacidad de cubrir las necesidades de todo tipo del niño o niña.
  • Carencia en las historias personales de episodios que impliquen riesgo para la acogida
  • del menor.
  • Flexibilidad de actitudes y adaptabilidad a situaciones nuevas.
  • Comprensión de la dificultad que entraña la situación para el menor.
  • Respeto a la historia personal del menor.
  • Aceptación de las relaciones con la familia de origen del menor, en su caso.
  • Actitud positiva para la formación y la búsqueda de apoyo técnico.

En definitiva, que una familia o solicitante individual sean idóneos para la adopción exige, además de una serie de aptitudes, una disposición especial en forma de motivaciones, actitudes y expectativas hacia el menor que se desea adoptar. De modo que no sólo se trata de brindar una familia a un niño sino incorporarlo a la misma con todas las garantías y para siempre. Dicho de otra forma, el certificado de idoneidad busca encontrar a unos padres que busquen además de cuidar y educar, dar el “lugar de hijo” a ese menor que se incorpora a la familia.

Desde A TEMPO te ayudamos a clarificar y resolver las dudas que puedan surgir durante el proceso, teniendo en cuenta las circunstancias especiales de cada caso e intentando agilizar el trámite al mismo tiempo que se cumplen todas las garantías que el proceso requiere.

¿Necesitas ayuda? Te escuchamos