Psicología forense y derecho canónico

El matrimonio canónico, cuyo estudio corresponde a la disciplina jurídica del derecho canónico, goza de gran relevancia en España. Esto es debido a la larga tradición jurídica que siempre ha tenido en el derecho español por el indudable arraigo de la religión católica en nuestro país, superior sin duda a cualquier otra confesión religiosa. No obstante, en los últimos años, hemos venido observando un cambio de tendencia en España en lo relativo a la forma de contraer matrimonio, predominando durante las últimas décadas las bodas civiles sobre las eclesiásticas. Menos cambiante es la forma en que los matrimonios eligen poner fin a su convivencia. En este caso se sigue eligiendo la separación y el divorcio como forma predominante, y en algunos casos se decide proponer la opción de la nulidad matrimonial eclesiástica.

El perito en el sistema del Derecho Procesal Canónico es un experto en psicología que auxilia al Juez interpretando datos ya existentes en el proceso: un asesor en una materia técnica. Por tanto, El perito no califica la causa de nulidad, sino que analiza lo mandado, con los medios técnicos de su oficio, nunca juzgando, pues eso es tarea del juez. El material con el que trabaja el perito es la evaluación psicológica personal y/o el análisis de los autos y demás pruebas de la causa. La valoración de la pericia debe estar centrada en el estado psíquico del sujeto en el momento de manifestación del consentimiento matrimonial y la viabilidad de la vida matrimonial. De este modo se requerirá la evaluación retrospectiva desde el final de la relación, entrevistas con los esposos, entrevistas con terceros, examen de la personalidad de los esposos, recogida de información a través de autos y pruebas documentales, atención a la formación y práctica religiosa, maduración y relaciones afectivas, atención especial a le época de noviazgo, toma de decisión respecto del matrimonio y adaptación al mismo, y la motivación para la ruptura y la situación en el momento presente tras la ruptura.

Lo primero que se le solicita al perito, en términos generales para todas las situaciones de incapacidad del c. 1095, es el deber indagar en la estructura psíquica de la persona, analizando si estamos ante una deficiencia o alteración del psiquismo significativa que merezca la consideración de anomalía, término con el que concretiza el de «enfermedad mental» del c. 1680, para lo cual se debe pronunciar el perito sobre su etiología, naturaleza, gravedad, intensidad de los síntomas, así como sobre la evolución de dicha alteración, acudiendo para ello a criterios estrictamente científicos

El objetivo de la pericia es comprobar o determinar la naturaleza, en este caso, de la capacidad interna del contrayente para prestar consentimiento matrimonial válido, concretando en todas las cuestiones que consideren las partes

Áreas de intervención en derecho penal

Procesos de nulidad matrimonial. La nulidad canónica es aquella que declara que nunca existió un matrimonio canónico porque desde el inicio estaba incurso en una de las causas de nulidad previstas en el Code Iuris Canonici o Código de Derecho Canónico (CDC). Un matrimonio puede ser inválido por tres motivos: cuando opera un impedimento dirimente, un defecto o vicio de consentimiento o un defecto de forma.

¿Necesitas ayuda? Te escuchamos