¿Qué es la orientación vocacional?

En la actualidad, los jóvenes se enfrentan con la obligación de ir seleccionando su formación a edades muy tempranas con el fin de orientar su futuro académico y profesional. Es ya los primeros años de la Educación Secundaria cuando han de empezar a discernir su formación entre “ciencias o letras”, lo que puede derivar en el desarrollo de una sintomatología (alteraciones del estado ánimo o del comportamiento) provocadas por la incertidumbre, la inseguridad y la inmadurez cognitiva y emocional.

A medida que los jóvenes van creciendo, y que los cursos académicos avanzan, elegir el área profesional donde se va a desenvolver su vida, no resulta sencillo y mucho menos cuando el individuo no dispone de las herramientas para realizar una opción fundamentada. El discernimiento vocacional es un proceso que genera contradicciones en los jóvenes, repercutiendo visiblemente en las actitudes de estos, quienes en muchas ocasiones corren el riesgo de terminar abandonando los estudios o elegir un futuro profesional que no le reporte satisfacciones personales en todos los ámbitos.

Es el trabajo en Orientación Vocacional el que ayuda a facilitar el tránsito por este momento vital. Podemos distinguir dos etapas de la juventud en las que hay que hacer hincapié en el proceso de Orientación Vocacional:

  1. Periodo de la iniciación prevocacional. Presente en la etapa de la Educación Secundaria Obligatoria y en el que el desarrollo vocacional se caracteriza por el ensayo de conductas vocacionales sin que se establezca compromiso alguno con una decisión, pero con la decidida intención de probar algunos aspectos del mundo vocacional. La experiencia escolar con diferentes materias sirve de base al menor para percibir el esfuerzo diferencial que le requieren distintas actividades, en función de la estructura de sus capacidades e intereses.
  2. Periodo de la decisión e implicación vocacional. El periodo que va de los 17 a los 20 años se caracteriza por la necesidad de optar por un área vocacional específica. Pero hay dos circunstancias, añadidas a la presión educativa, como son la necesidad psicológica de dar salida a las capacidades, intereses y valores propios en un área que permita la realización del autocontrol vocacional, y el hecho de haber tenido experiencias vocacionales para decidir, al menos, si orientarse hacia la continuación de los estudios en un nivel dado o, por contra, hacia la búsqueda de empleo.

La Orientación Vocacional es por tanto un proceso de acompañamiento que promueve la capacidad de las personas de desarrollar su propia orientación académica y profesional.

Intervención psicopedagógica en el proceso de orientación vocacional

“Las satisfacciones laborales y vitales dependen del grado en que un individuo encuentra salidas adecuadas a sus aptitudes, intereses, rasgos personales y valores”. Donald Super.

En A TEMPO trabajamos con el fin de facilitar el aprendizaje de destrezas, intereses, creencias, valores, hábitos de trabajo y cualidades personales que capacitan a cada persona para crear una vida satisfactoria en un mundo laboral constantemente cambiante.

Nuestro trabajo se centra en atender las necesidades de jóvenes que estén desarrollando su formación académica en la Educación Secundaria, el Bachillerato, la Formación Profesional o en la Universidad que buscan definir su orientación vocacional. También atendemos a jóvenes que no están estudiando y quieren concretar su carrera formativa y profesional.

Acompañamos a la persona para que encuentre y desarrolle sus talentos, sus fortalezas y compense sus dificultades. En este proceso de Orientación Vocacional desarrollará aptitudes para enfrentarse a situaciones difíciles en el proceso de toma de decisiones con el fin de lograr un estado de bienestar.

Es fundamental acompañar al joven en la toma de decisiones, elección de carrera, viabilidad de la decisión, y la transición de la vida estudiantil al mundo laboral, y todo ello con un trabajo paralelo en el que el objetivo es que se conozcan a sí mismos, conozcan las oportunidades de estudio y trabajo que les ofrece el entorno y tomen una decisión de carrera consciente, responsable y satisfactoria. Con todo ello estaremos poniendo unas bases lo suficientemente sólidas para concretar su plan de vida académica y profesional.

Por lo tanto, podemos concretar los objetivos del trabajo en Orientación Profesional en favorecer el conocimiento de sí mismo, del mundo académico y laboral y que esto redunde en el desarrollo de la madurez vocacional.

En A TEMPO no sólo trabajamos con los jóvenes, también con la familia como pilar fundamental en la formación del menor.  Con el fin de hacerles partícipes en este proceso que irá más allá de informarles sobre las distintas opciones que propone el sistema educativo o el entorno laboral.

De tal manera que, tras una evaluación vocacional, desarrollamos un plan de trabajo conjunto y consensuado para conseguir los objetivos que nos planteemos en cada situación y que darán respuesta a las necesidades de cada persona.

En las sesiones psicopedagógicas evaluamos primero e intervenimos después con las variables básicas en los procesos de decisión vocacional:

  • Personales: circunstancias configuradoras de la propia historia personal; las aptitudes o capacidades; intereses y preferencias vocacionales, los constructos personales; disyuntiva vocacional y madurez vocacional; expectativas de logro; estilos decisionales; factores psicoemocionales.
  • Sociofamiliares: variables familiares, variables sociales.

El finalizar el proceso de Orientación Vocacional en A TEMPO, el joven habrá superado una situación de incertidumbre respecto a ciertas situaciones en las que debe tomar decisiones. Conseguirá, por tanto:

  • Conseguir desarrollar la autoorientación.
  • Conocer y valorar sus propias capacidades, motivaciones e intereses.
  • Aprender a tomar decisiones: conocimiento de la realidad, manejo de información, análisis y previsión.
  • Analizar información adecuada y precisa sobre las distintas opciones educativas y/o laborales que ofrece el sistema social.

Los jóvenes son seres humanos que además de estar en una etapa vital de cambios importantes a nivel físico, psicológico y social, tienen unas grandes experiencias de vida y poseen grandes recursos personales. Están en capacidad de tomar decisiones y de asumir responsablemente sus retos. Desde A TEMPO podemos facilitarles este proceso.